Yo creía que mi nivel era suficiente para defenderme a nivel profesional, pero me sentí­a limitada porque era evidente que no habí­a aprendido en la infancia. Sabí­a que algo me estaba faltando. Sin embargo, el proceso de Language Coaching con BSR me permitió identificar los dos o tres obstáculos en mi nivel, trabajar en ellos, y lograr resultados rápidos para poder darle libre uso a mi habilidad en inglés como ejecutiva. Ahora soy una profesional que puede interactuar en ambos idiomas sin problema