Es casi inevitable que cuando un adulto se registra en un instituto de idiomas termine convirtiéndose en una más de las personas que entra a principio de año y termina abandonando sus estudios tres meses después. Este pequeño fracaso suele...