Aquí exponemos  tres razones por las cuales los niños aprenden un idioma más rápido que un adulto.

 

 

1-  Ellos no tienen que ir ni a al trabajo ni al mercado.

2- Ellos no tienen que  cuidar de otros niños.

3- Los niños generalmente están inmersos casi 10 horas al dí­a aprendiendo su idioma nativo y otro idioma al mismo tiempo. Pretender que un adulto tenga diez horas diarias para aprender un idioma de la manera natural es virtualmente imposible.

Toca aceptar que primero, ya no se es niño pero que la necesidad de aprender el idioma está vigente, entonces toca superar esta barrera mental.