Incontables son las veces que al iniciar clase por primera vez con uno o más adultos profesionales se puede observar en ellos una especie de expectativa hacia recibir la tradicional clase de inglés que veían en el colegio o en la universidad. Se ven ingresar haciendo leves gestos de tedio y aburrimiento, o tienen traumas que resolver sobre algún profesor o compañero que se burló de ellos. Afortunadamente, este estado no dura mucho y se puede percibir un rápido cambio de actitud al demostrar que las clases para el profesional se alejan, y MUCHO, de las clases para el estudiante académico. Sobre todo en BSR Idiomas, donde nuestros programas de language coaching personalizado se diferencian radicalmente de este enfoque arcaico.  Miremos algunas de las diferencias. 

 

 

Clases de inglés como requerimiento:

  • Son clases repetitivas, en donde los conceptos  de gramática se estudian constantemente. Tienden a estar llenas de ejercicios de repaso prolongados y poco realistas.
  • Se copian tableros enteros de reglas y excepciones gramaticales y ortográficas que el alumno no logra comprender ni practicar en su totalidad.
  • Un 90% del tiempo es invertido en el discurso y las explicaciones del profesor.
  • Se dedica mucho tiempo a la teoría y poco a la práctica.
  • Se centra en la enseñanza de generalidades y no en los intereses útiles y especí­ficos del alumno.
  • Son orientadas hacia la conquista de una nota.
  • Se basan en la gramática, la escritura y la lectura.
  • Generalmente, utilizan material ladrilludo, antiguo y de poca efectividad.

Language Coaching:

  • Se adaptan a los horarios del alumno, en el caso de BSR Idiomas puedes programar tus clases con un dí­a de anticipación.
  • Se crean basadas en los temas de interés y las necesidades de cada uno.
  • Son espacios de aprendizaje y práctica donde es el alumno quien acapara la mayoría del tiempo de habla.
  • Se basan no sólo en la gramática, la escritura y la lectura, sino también en el desarrollo de las habilidades comunicativas.
  • Se incluyen técnicas y estrategias que además de mejorar el inglés, desarrollan la confianza del estudiante y lo ayudan a enfrentar sus miedos con el idioma.
  • Son pensadas con el objetivo de ser un espacio de aprendizaje, diversión y cambio de actividad para la persona. 
  • Se trabaja por objetivos claros.
  • Abarcan diferentes actividades dentro del horario de clase lo que las vuelve más dinámicas e interesantes.
  • Buscan agregar valor y mejorar la calidad de vida del estudiante, ya sea a través de la obtención  de un mejor trabajo, una beca o la simple sensación del cumplimiento exitoso de metas