Cualquiera que haya estado interesado en aprender inglés en algún punto de su vida sabrá que existen un sinnúmero de escuelas y programas que prometen ser la mejor opción para llevar a cabo dicha labor.

Si­ de encontrar institutos para aprender inglés se trata, sólo basta con prender la televisión, hojear una revista, navegar en internet, entrar a las redes sociales, contestar la llamada de un número desconocido, o incluso caminar por la calle y decidir responder a una encuesta que promete no tomar más de cinco minutos.Lastimosamente, a pesar de contar con excelentes compañías que se dedican a la enseñanza de los idiomas, en Colombia existen muchas empresas que utilizan falsas promesas para atraer sus clientes.

 

 

Tips para identificarlos

  • Si bien la imagen no lo es todo, las escuelas que cuentan con nombres cliches tales como: “Instituto Miami” o “Empire State College” no suelen ser de fiar. Por otro lado, el aspecto de su página web, sus volantes, y en especial sus instalaciones, nos pueden dar una idea del nivel de calidad que ofrecen.
  • Cuando una empresa de idiomas lo persigue por la calle, no deja de llamarlo a su casa, oficina o celular de domingo a domingo, y sin importar la hora, indica que necesita clientes desesperadamente y que para ellos los clientes son un número más. Una empresa seria y honesta debe entender que si un estudiante no muestra iniciativa para inscribirse, probablemente su deseo por aprender es débil.
  • Aquellas escuelas que sacan promociones extraordinarias y extremadamente económicas con descuentos absurdos suelen traer consigo más de un dolor de cabeza. Generalmente, estos están diseñados para atraer grandes masas, entorpeciendo así­ la calidad del contenido. Aprender cómo enseñar un idioma requiere de un esfuerzo inmenso. Consideramos que promocionar clases como si fueran un producto genérico definitivamente es sospechoso.
  • Finalmente, los institutos de “hable ingles en tres meses o le devolvemos su dinero” son los más alarmantes. Se escudan tras su promesa para cobrar más duro y venden junto con el programa una cantidad infinita de material que nunca se utiliza en su totalidad y resulta no ser tan efectivo como en un principio pareciera.

En BSR Idiomas diseñamos programas hechos a la medida de las necesidades de cada estudiante. Nuestro método es personalizado y flexible, utilizamos los mejores materiales y además estamos en constante investigación para mejorar la calidad de nuestros procesos. Nuestra única garantía? La cantidad de estudiantes a quienes hemos acompañado en procesos exitosos de avance en idiomas.