Este es el mejor momento en la historia de la humanidad para aprender un idioma.

De acuerdo a Luis von Ahn, fundador de la aplicación gratuita Duolingo, “Hay más personas aprendiendo un idioma a través de Duolingo que el total de personas inscritas en el sistema educativo de los Estados Unidos”.[1] A la fecha más de 30 millones de personas han descargado la aplicación en todo el mundo y la mayoría de ellos lo utilizan a través de su smartphone.

Sin duda alguna, gracias a las nuevas posibilidades en comunicaciones, cómo el internet, aprender un idioma, y poder usarlo sin necesidad de desplazarse al país o región donde es utilizado, o invertir grandes sumas de dinero, está a nuestro alcance.

 

En la actualidad hay más facilidades de aprender un idioma que hace diez años

 

El objetivo de este libro es ayudar y guiar a las personas a aprender un idioma de una manera eficiente y utilizando las herramientas disponibles gracias a los avances tecnológicos. Esto, unido a los métodos tradicionales, tales como un profesor o cursos intensivos, nos van a garantizar aprender el idioma que queremos o necesitamos, y llevarlo a niveles avanzados en menor tiempo.

Aunque muchos de los servicios que voy a mencionar no tienen costo, ya que el internet ofrece infinitas posibilidades, este no es un libro sobre cómo aprender un idioma gratis. Una gran cantidad de las aplicaciones que recomendaré requieren de una eventual suscripción, o son clases que toca pagar, y está a discreción del estudiante cuál va a ser el presupuesto que está dispuesto a invertir para lograr sus objetivos.

Dirijo BSR Idiomas, una empresa dedicada a la enseñanza del inglés, el portugués y el español para extranjeros a nivel corporativo en Colombia. La empresa cuenta entre sus clientes con las compañías más importantes del país entre otras bancos, farmacéuticas y petroleras. La pasión por los idiomas es clave para el éxito de nuestros cursos, ya que en BSR estamos en constante investigación para encontrar las herramientas que le permitan a nuestros clientes mejorar y avanzar en su producción lingüística. La buena noticia es que las herramientas tecnológicas disponibles en la actualidad nos permiten trabajar con posibilidades que no existían ni siquiera hace diez años.

Nunca pensé que mis intereses intelectuales me fueran a llevar a trabajar en la actividad de la enseñanza. Estudié música y relaciones internacionales en la Universidad de Pennsylvania, en Estados Unidos; y sin embargo, me dediqué a la enseñanza de los idiomas porque me encantan. En estos momentos me puedo defender en siete: español e inglés, que considero mis lenguas maternas, francés; que aprendí en la universidad y me permitió hacer un intercambio en Europa; italiano, portugués, polaco y hebreo. En los cuatro últimos idiomas estoy en diferentes niveles de aprendizaje, pero todas las técnicas y herramientas que voy a recomendar en este libro las he experimentado para mejorar y subir su nivel.

 

Aprender un idioma cada vez es más sencillo y Necesario, en BSR Idiomas es posible

 

En mi rol de director y profesor he podido conocer a gente interesante y valiosa que quiere superarse constantemente y ser mejor profesional. Como tal, gran parte de mi trabajo consiste en diseñar y desarrollar planes y estrategias de estudio para lograr que altos ejecutivos aprovechen el limitado tiempo que tienen y logren las metas planteadas en el idioma objetivo.

Es por esto que estoy obligado a estar en constante contacto con las nuevas tecnologías, métodos y técnicas para la enseñanza y aprendizaje de los idiomas. Si me mencionan un curso o método, seguro que lo he tomado, o por lo menos he experimentado un rato para ver si sirve para mi o para los estudiantes de la empresa. En estos momentos, no solo estamos trabajando clases personalizadas de idiomas diseñadas a la medida de las necesidades de nuestros clientes; sino que además estamos incursionando en el desarrollo de cursos de e-learning para que más personas dentro de las empresas puedan tener acceso a nuestros recursos educativos.